FORMACIÓN DE ESPECIALISTA EN PSICOMOTRICIDAD RELACIONAL.

Para el curso que viene tenemos el placer de tener en Madrid (Getafe) a Hendrik Vaneeckhaute, Psicomotricista Relacional y Especialista en Prevención y Salud Infantil, fundador del centro “en movimiento” (Alicante) que nos ofrecerá su formación en Especialista en Psicomotricidad Relacional. Este curso está siendo posible gracias a Hendrik, las compas de El Árbol de Ayelén y también gracias a la colaboración del Centro Adin. Tenéis información  en la web: http://www.emo.bio/

Si quieres leer el programa completo del curso pincha aquí.

Para inscribirte, consultar dudas y demás: reservasarboldeayelen@gmail.com o en el teléfono: 616715686

IMG-20180709-WA0018

 

Anuncios

Un texto sobre La Tribu, para las compas de Rescoldos

http://www.asociacioncandela.org/2018/03/04/la-tribu-caminando-hacia-la-pedagogia-libertaria/

La Tribu, Caminando Hacia La Pedagogía Libertaria

La Tribu, escuela libertaria

La Tribu somos una escuelita libertaria que nos definimos como Proyecto colectivo de acompañamiento respetuoso. Nuestro espacio se ubica en Madrid, en un ateneo libertario. Este es nuestro segundo año funcionando (sin contar los dos años previos que destinamos a preparar el proyecto). Al escribir estas líneas, en La Tribu hay ocho peques, entre los dos años y medio y los cuatro años y medio (máximo nos gustaría que hubiera diez o doce peques entre los treinta meses y los seis años), acompañadas por dos personas adultas. Tras esta breve contextualización, dividiremos este escrito en tres partes diferenciadas: las peques, las acompañantes y el colectivo adulto. 

Las peques de la tribu

¿Qué hacen las peques en La Tribu? Juegan, comen, juegan y se marchan a sus hogares. Así de simple y así de complejo a su vez. Y todo ello, partiendo de la autorregulación y la conexión con sus deseos y necesidades como guía de su propio desarrollo. Intentaremos explicar qué quiere decir esto de la autorregulación y la conexión:

– En La Tribu nos basamos en el juego libre; es decir, las peques deciden a qué juegan, cómo, dónde, con quién, cuánto tiempo… puesto que creemos que el juego libre, sin interferencias adultas, es el motor del desarrollo social, emocional, psicomotor, cognitivo y comunicativo. Es decir, creemos que a través del juego las peques se desarrollan y aprenden. El juego provoca las experiencias que necesitan las peques para comprender el mundo, las relaciones, sus emociones, propicia el desarrollo psicomotor, cognitivo… y para poder autorregularse, conectar con sus necesidades y deseos, necesitan libertad en el juego, poder tomar decisiones sobre su forma y desarrollo.

– En relación a sus necesidades básicas. No proponemos, obligamos, negociamos, ni sugerimos que coman. Nuestra función es que dispongan de comida saludable y variada en un ambiente regulado, que permita conectar con su apetito. A partir de ahí, es su decisión.

E igualmente, partimos de la autorregulación en la sensación térmica. Es decir, por ejemplo, las peques deciden si quieren o no ponerse el abrigo, para salir al patio. Haga la temperatura que haga. Pero es importante resaltar que consideramos la autorregulación como un principio en el que se basa nuestro proyecto, así como un proceso, estimamos que la autorregulación se va construyendo, no es algo con lo que se nazca plenamente formada.

Y, por tanto, también consideramos el vestido como un momento de cuidado. Si una peque está jugando e interpretamos que tiene frío, para que no interrumpa su juego, nos acercamos con el abrigo y la comunicamos que, si desea, la adulta la pondrá el abrigo. Y respetaremos su decisión.

Nuestra experiencia nos muestra que, las criaturas son las únicas que saben sobre su temperatura corporal.  Si tienen frío, aceptarán la propuesta adulta de vestirse, irán en busca de ropa o volverá al espacio interior. Pero para ello, para que conecte con su necesidad, es necesario que se sienta respetada en sus decisiones, que vivencie ese respeto, que la adulta no interfiera en su sensación térmica, en su vivencia.

E igualmente, las peques tienen libertad para acudir al baño cuando tengan necesidad, sin tener que pedir permiso a la persona adulta acerca de si puede satisfacer o no su necesidad en ese momento.

– En el ámbito emocional nuestra actitud en el acompañamiento se basa en la Escucha Activa. En el no juicio, en la aceptación de su experiencia emocional: sin menospreciarla, desviar su atención o cuestionarla; puesto que no creemos que existan emociones positivas y negativas, sino que todas, todas, son necesarias.

Lo que no se opone a que determinadas acciones (por ejemplo, pegar) encuentren un límite firme para que no se produzcan. Y por ello, un límite puede frenar una manifestación emocional de enfado, pero también de alegría. Un límite puede frenar un golpe hacia una compa, derivado de un enfado; pero también puede frenar una manifestación de alegría, de expansión en un espacio de juego concentrado, donde esa “expansión”, donde esa alegría interrumpa la vivencia, el juego, del resto de compas.

La Escucha Activa, por medio del reflejo, permite a la peque sentir respetada su emoción y conectar con su vivencia, sentirse atendida, sentirse comprendida. Acompañada para que acoja su propia vivencia y la transite, la gestione, en una experiencia en la que la persona adulta aporta la seguridad para poder hacerlo.

Del mismo modo, respetamos el llanto, puesto que lo consideramos sanador, liberador, mecanismo de expresión emocional. Por tanto, ni interrumpimos ni distraemos el llanto. Incluso lo consideramos necesario, puesto que muchas vivencias intensas permiten un ‘cierre’ cuando se produce un llanto de desahogo.

No realizar juicios de valor sobre las emociones y el llanto permite a las peques conectar con su vivencia real, con sus necesidades y deseos, permite no vivir la experiencia desde la vivencia proyectada por la adulta con su juicio de valor adulto condicionado por su mochila vital (juicio realizado racionalmente, sin la carga emocional que está experimentando la peque en ese momento) Juicio adulto que condiciona la vivencia de la peque, condicionado por su mochila vital, cargado seguramente de experiencias no sanadas y por su condición de: sexo, clase social, color de piel, orientación e identidad sexual…

– Los conflictos entre peques, también parten de la autorregulación y son considerados como situaciones de aprendizaje y acompañados desde la Escucha Activa y la mediación.

Las adultas somos acompañantes, no juezas ni policías, que dispongan sobre el Bien y el Mal, sobre víctima y verdugo en los conflictos. Si una peque pega, se limitará esa acción, pero no se hará un juicio de valor sobre ese acto. Lo interpretaremos como que es una peque que tiene un malestar que tiene que ser acompañado, y/o no tiene otras herramientas para relacionarse.

Nuestra labor ante los conflictos es acompañar las vivencias emocionales de las personas implicadas, que puedan expresar y escuchar su vivencia emocional y la de la otra u otras compas.

Las acompañantes de la tribu

– Permanente formación. A través de cursos, observaciones en diferentes proyectos, lecturas, debates, participación en jornadas pedagógicas, terapia como herramienta de autoconocimiento y transformación… más las continuas reuniones entre acompañantes, para a partir de compartir las observaciones y la crítica y autocrítica constructiva y respetuosa, identificar las necesidades individuales y colectivas de las peques. Siendo por tanto la observación, una de nuestras principales herramientas de trabajo.

– La actitud de las acompañantes es uno de los pilares del proyecto. Nuestra actitud ante las vivencias de las peques, ante sus expresiones emocionales, ante sus deseos y necesidades, ante sus conflictos… actitud que ha de ir acompañada de un trabajo personal para no volcar nuestra mochila llena de vivencias adultas (individualistas, competitivas, sexistas…) sobre las peques.

No realizar juicios de valor ante las acciones y las vivencias, no generar expectativas en los aprendizajes y el desarrollo (no atendemos el currículo estatal, sino que acompañamos procesos de vida, acompañamos las necesidades presentes de cada peque y de cada grupo), no realizar comparaciones…

Tomando el anarquismo y los feminismos como nuestra guía, como nuestro horizonte en las formas de relacionarnos con la niñez.

El colectivo adulto de la tribu

En primer lugar, destacar que en nuestro proyecto todo lo relacionado con el ámbito pedagógico es responsabilidad y decisión de las acompañantes y en la parte organizativa, todas las personas adultas (acompañantes y familiares de las peques) nos organizamos de forma asamblearia, a través de comisiones y de la Asamblea mensual que realizamos.

La participación en las comisiones es obligatoria para todas las familias, pero considerando la diversidad a la hora de asumir responsabilidades.

También realizamos una reunión pedagógica al trimestre sobre temas que se consideren necesarios.

Uno de los pilares fundamentales de La Tribu es la diversidad y por ello, la accesibilidad en el acceso al proyecto. Es muy frecuente escuchar que este tipo de proyectos son caros. Habría que diferenciar entre caro y costoso. Es decir, cuotas de trescientos o cuatrocientos euros mensuales suponen, por ejemplo, que las acompañantes tengan unas condiciones laborales mínimamente dignas (la precariedad laboral de las acompañantes en este tipo de proyectos es realmente alarmante); pero es cierto que esas cuotas limitan el acceso para la inmensa mayoría de las familias.

Nuestra propuesta es la de aportaciones libres y responsables. Esto quiere decir que cada familia tiene libertad en decidir qué aportación realiza. Y responsable en un doble sentido: eres responsable de que realmente esa sea la cantidad que puedes aportar y responsable en el sentido de que una vez que pasas a formar parte de La Tribu asumes la responsabilidad de hacer viable económicamente el proyecto. Y, por tanto, es obligatoria la participación en la obtención de ingresos que no procedan de las aportaciones familiares (organizar talleres, fiestas, venta de diversos productos…)

Somos un proyecto que acaba de nacer, pero ya hemos vivido la intensidad de crear un proyecto de estas características. Ya hemos vivido el agotamiento que supone crear un proyecto que se convierte en tu “forma de vida”, ya que es una vivencia con una carga física, psicológica y emocional tan intensa que es difícil desconectar de La Tribu. Tanto para las peques, como para las acompañantes, como para las familias. Momentos difíciles, sobre todo al principio con la cantidad de horas que tuvimos que dedicar en acondicionar el espacio. Momentos intensos por inseguridades de las familias y las acompañantes. Momentos preciosos cuando compruebas cómo La Tribu pasa a ser una parte fundamental en la vida de las peques.

Pero somos conscientes de que acabamos de empezar y no sólo tenemos que adquirir experiencia para atender las necesidades individuales de las peques y las familias, sino que hay retos que no podemos obviar: la diversidad funcional es un gran reto para las escuelas respetuosas, la presencia de peques con diagnóstico, consideramos que es una necesidad urgente si hablamos de la diversidad como uno de nuestros valores; e igualmente ocurre con la diversidad de familias, por poner algún ejemplo, observamos que es muy poco frecuente que la persona o alguna de las personas adultas de la familia no tengan estudios universitarios; es decir, nos encontramos muchos ámbitos en que hay una gran homogeneidad de las familias, y es otro reto que nos planteamos, cómo hacer que todo tipo de familias consideren este tipo de proyectos como la mejor opción para las peques.

Y por dejar constancia de otros de los retos importantes, nos gustaría hablar de la necesidad de organizarnos formalmente proyectos afines, así como de la necesidad de difundir el trabajo que estamos realizando.

En los últimos años está tomando fuerza la educación alternativa. No nos sentimos cómodas con esa etiqueta. Creemos que, es cierto que existen características comunes: metodologías activas, atender las necesidades de las peques, la importancia de experiencias en entornos naturales, la implicación familiar… pero la diversidad de proyectos que engloba esa etiqueta provoca que aglutine proyectos con diferencias irreconciliables. Por citar algunos ejemplos, nos podemos encontrar con proyectos que buscan la accesibilidad en el acceso de las familias y otros proyectos, que buscan una exclusividad, una elitización; nos podemos encontrar con proyectos que buscan una

transformación social y otros, que tienen un enfoque individualista, que se refleja en los valores sobre los que se sostienen: generar en las peques liderazgo, emprendimiento… valores afines a las nuevas formas capitalistas.

Por eso, nosotras no sentimos que proyectos como el nuestro simplemente tengan la característica de practicar una metodología activa o vivencial, sentimos que La Tribu, así como proyectos afines, son herramientas de transformación social, porque no solo ponen en cuestión maneras de acompañar aprendizajes, sino las formas en que nos relacionamos tanto con nosotras mismas como con las demás. A través de proyectos como La Tribu, las personas tratan de construir maneras más horizontales de relacionarse, así como también con el entorno en el que vivimos. Tratamos de construir espacios en los que las peques se sientan realmente seguras y acompañadas, y en los que las adultas pongamos en cuestión nuestra forma de vida.

 

TALLER SOBRE LÍMITES Y GESTIÓN DE CONFLICTOS

Desde La Tribu queremos ofreceros este taller para el sábado 3 de Marzo.

CARTEL TXELUBUENO

OBJETIVO DEL TALLER

Dotar a las personas adultas de herramientas para comprender y acompañar vivencias de rabia, frustración, tristeza… de niñas y niños, para poder realizar un acompañamiento respetuoso (que no se base en gritos, premios y castigos) y propicie el aumento de la resolución autónoma de los conflictos por parte de niñas y niños.

DESARROLLO

A través de dinámicas y ejemplos prácticos, se presentarán los pilares básicos (amor incondicional, límites y gestión de conflictos, ambiente relajado, entorno preparado, acompañamiento emocional y llanto respetado) y las estrategias para acompañar conflictos.

Se invitará a la participación durante todo el desarrollo del taller, para resolver dudas o compartir experiencias.

  • Tras la realización, se enviará a todas las personas participantes una guía que recoge los contenidos que aparecerán en el taller y los desarrolla; ademas de información adicional:

    • Ideas básicas: “No actúa con maldad”, “¿De quién es la necesidad?”, “No se trata de aprender a obedecer, sino de adquirir autonomía y responsabilidad”…

    • Reacciones típicas ante los conflictos: sermonear, negar los sentimientos, interrogar, calificar a la persona…

    • Estrategias básicas: identificar nuestros sentimientos y pensamientos ante el conflicto (las personas adultas), entender los límites como marco de desarrollo (no como castigo), escucha activa para reconocer las vivencias emocionales, llanto como liberador del malestar…

    • Bibliografía y filmografía.

FUNDAMENTACIÓN

Este taller tiene su fundamento en la escucha activa y la pedagogía no directiva. Asimismo se presentarán, desde una crítica al adultocentrismo, constantes ejemplos de cómo tratamos de forma discriminatoria la niñez.

DURACIÓN

Tres horas (realizando un pequeño descanso de cinco o diez minutos) o dos sesiones de una hora y media (en dos días).

DIRIGIDO

Principalmente, a personas que tengan relación con niñas y niños de tres a doce años (con y sin algún diagnostico de discapacidad), y quieran abandonar los gritos, premios y castigos como forma de relacionarse ante los conflictos.

LUGAR Y FECHA DE REALIZACIÓN DEL TALLER

En Villaverde Alto el 3 de marzo de 17:30 a 20:30

PRECIO

15€ por persona.

IMPRESCINDIBLE INSCRIPCIÓN.

cursolatribu@gmail.com

 

Crianza colectiva, apoyo mutuo y Culpa

Pensemos en esas amigas que son madres y somos conscientes de su agobio, de su agotamiento físico, mental, emocional. ¿Ya tenemos sus caras en la cabeza? Si tenemos confianza con sus peques, ¿podemos hacer algo de esto?

– Un día a la semana ir a recoger a su peque a la escuela. Ella no tendrá que ir agobiada por si llega tarde o con temor a que vuelva a haber avería en el transporte público.

– Cuidar una tarde al mes de la peque para que nuestra amiga pueda disponer de u-n-a tarde al mes para lo que desee.

– Cuidar de la peque para que nuestra amiga pueda acudir a ese curso que tanto desea.

– Cuidar a la peque para que pueda ir una tarde a la semana a ese gimnasio que tanto la aporta.

– Cuando vayamos a realizar la compra, preguntarla qué necesita comprar.

– Cuando preparemos comida echar un par de puñados más de arroz y la ahorraremos el tiempo que dedicaría a preparar una cena.

– Puesto que quedar lo tiene complicado, llamarla por teléfono para saber cómo está.

– Sabemos que en el curro hay una compañera (familia monomarental) que por la misma función cobra menos que los hombres del trabajo; juntar diez euros por persona y dárselo, seguro que lo agradece.

– Quedar una tarde al mes con ella y la peque para salir a dar un paseo.

– 10 euros de unas cuantas colegas pueden suponer que la peque acuda a esa escuelita libertaria de la que está enamorada nuestra amiga.

– Una tarde cada quince días ayudar a la peque a realizar los deberes escolares.

Seguro que se te ocurren otra muchas acciones que pueden aumentar la calidad de vida de nuestra amiga. La crianza colectiva no es únicamente irse a vivir un grupo de personas al monte, en comunidad, y compartir la crianza, existen “pequeñas acciones” que pueden aportar. El apoyo mutuo también es una forma de cuidarnos.

Y puede que todo esto, ayude a disminuir el sentimiento de culpa de muchas madres desbordadas. Cierto es, que cómo nos criaron, las heridas que no hemos sanado, nuestra mochila llena de piedras, nos impide o dificulta conectar en las relaciones con las peques. Llegamos a comprender que trabajándonos esa parte de nuestra niñez que no creció libre y respetada servirá para poder acompañar de forma respetuosa. Podríamos quedarnos aquí en la reflexión: me desbordo, me culpo, reflexiono, intelectualizo lo que deseo y por medio de la práctica, cambio mis acciones y actitudes y lo interiorizo. Realmente complejo, pero muy enriquecedor. Pero en este proceso faltaría un enfoque político, realizar un análisis global del por qué de mis actitudes, de mis acciones, de mis emociones.

Sin este enfoque político, sin considerar la sociedad patriarcal, capitalista, religiosa… en la que vivimos, aparece la culpa porque la sentimos desde la relación concreta con mi peque, desde mi familia, desde mis circunstancias particulares. Cuando “la culpa”, la responsabilidad del agotamiento de muchas madres, es una cuestión estructural, de las condiciones laborales, de la falta de apoyo mutuo (de cuidados) de la gente cercana, de las parejas hombre si las hubiera, social (¡ni ayudamos a subir el carrito al tren!)… Pérdida de vida social (soledad, frustración, aislamiento) y de militancia política (asambleas un martes a las ocho es antimamás ¡espacio para peques junto a cada asamblea adulta!). Y si habláramos de maternidad y diversidad funcional…

Y los padres, si los hay, ¿qué opinan de su sentimiento de culpa?. – ¿Culpa?, ¿eso se come?

La Tribu en ruta I

Los otoños son movidos para las integrantes de La Tribu. Hoy os vamos a hablar de dos eventos en los que vamos a participar próximamente.

El primero de ellos es “Autogestión en las dos orillas I. Educación y vivienda” organizado por  Y Retiemble y Traficantes de Sueños. Se celebra el viernes 10 de noviembre a las 19:00 horas en Traficantes de sueños, participaremos en un acto junto a una persona de Errekaleor Bizirik y otra del colectivo Y Retiemble.

https://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2FEnsenanzaRespetuosade30mesesa6anos%2Fposts%2F1444928275624459&width=500

Un día después estaremos presentes en las “V Jornadas de Pedagogía Libertaria” celebradas el sábado 11 de noviembre. Podréis vernos a las 10:45 en una charla que contará la experiencia de una escuela libertaria.

https://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2FEnsenanzaRespetuosade30mesesa6anos%2Fposts%2F1439712572812696&width=500

Disfruta con nosotras de estos dos eventos y conoce como funcionamos.